martes, 11 de marzo de 2008

¿Todos los españoles somos iguales ante la Ley Electoral? (Parte I)

Artículo 14 de la Constitución Española.
Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

A pesar de ester árticulo, el 62% de los votantes valen menos que la media. La explicación a continuación:

Supongo que ya habréis leído en multitud de periódicos y blogs lo injusto que es que algunos partidos necesiten más votos para conseguir los mismos escaños. El caso es que no sé porqué la gente piensa tanto en los partidos y no piensa tanto en cuánto vale su voto. Es decir, que parte de un escaño le estamos dando a un político cuando ponemos nuestra papeleta en la urna.

Bueno, pues yo lo he calculado. Teniendo en cuenta que somos 33.875.268 votantes y que se reparten 350 escaños, lo que cada españolito está depositando en una urna es un 0,0000103 escaños. O sea que 100.000 españolitos hacen 1,03 escaños. Si cambiamos españolitas por papeletas -quitando los que no votan, los que votan en blanco y los votos nulos- la cifra se eleva un poquito. 1,40 escaños por cada 100.000 votos válidos.

Ahora bien, todos sabemos que la circunscripción electoral es la provincia. Es decir que a cada provincia se le asigna un número de escaños, que varía en función de la población (1 escaño por cada millón de habitantes*). Por tanto, si dividimos el número de votantes de esa provincia por el número de escaños, podemos saber cuánto vale un voto en esa provincia. De esta forma nos encontramos con enormes diferencias:

100.000 turolensitos eligen 2,70 diputados.
100.000 barcelonesitas eligen sólo 0,80 diputados.
Es decir, que una turolensita vale tanto como 3,4 barcelonesitos.

Quitando de nuevo los votos no válidos y las abstenciones, la diferencia es un poco mayor:

100.000 votos de Teruel suponen 3,54 escaños.
100.000 votos de Madrid suponen 1,01 escaños.
O lo que es lo mismo 2 votos de 2 turolensetes equivalen a 7 votos de 7 madrileñas.

Vale, ahora cabe otra pregunta. ¿A cuántos españoles nos afecta esta injusticia?

Pues bien sólo hay que sumar el número de votantes de las provincias en las que el ciudadano -o el voto- vale menos de 1,03 escaños -o 1,40 si pasamos de los votos no válidos y abstenciones.

El resultado: 21.032.333 votantes; o lo que es lo mismo 15.578.592 votos válidos **. Es decir, el 62% de los votantes y de los votos.

Mañana más. Esos y brazos.

Los cálculos aquí: Diferencias regionales en la Ley Electoral
Preguntas en los comentarios.

* Según el cálculo del párrafo anterior, debería ser un escaño por cada 100.000 habitantes, ¿no?
** Quitando los que directamente tiran -o se les cae- el voto

3 comentarios:

Deinos dijo...

Imagino que lo leerás, pero la otra cara de la moneda, en la respuesta de Rafael Reig a una carta en Público: Si hacemos circunscripción única, el voto de las zonas despobladas no vale un carajo, proporcionalmente, y no les interesará (a los políticos) invertir en ellas.

Azrael Keroak dijo...

Hey, ya lo he leído. Y sí, claro Rafael, una vez más, tiene razón. Pero sobretodo en lo de que se revise la Ley Electoral.
Yo particularmente pienso que el Congreso debería reflejar la población. ¿Que eso ocasiona otros problemas¿ Pues sí, pero creo que habría que encontrar otras soluciones: por ejemplo, que el Senado tenga más atribuciones y así pueda defender los intereses regionales.
En cualquier caso, ya he visto algunas propuestas más razonables.

pedro dijo...

A lo que comenta "Deinos". Bien, las zonas despobladas valdrían lo mismo que el resto del país. Lo que tú comentas es discriminación. Recuerda, art 14, constitución española.